Close X Captura de pantalla 2017-03-30 a las 16.56.10

Guillermo, de Bodegas Tenoira Gayoso

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Captura de pantalla 2017-03-30 a las 16.56.03

Guillermo se ha lanzado a iniciarse en un mundo nuevo. Su familia se ha dedicado siempre a la ganadería y el mundo del vino es para él un reto. Así, Bodegas Tenoira Gayoso es su mayor pelea. Junto a su hermana Begoña y sus padres, se asoman a la cabaña del viñedo mientras toman un vino y charlan de todo lo que está por llegar con un trozo de cecina entre manos.

 

GUILLERMO

¿Cómo eres y en qué crees que eso afecta a tu vino?

Creo que soy una persona bastante seria. Y creo que soy bastante equilibrado y racional a la hora de tomar decisiones. Y hago las cosas sopesando los pros y los contras. A la hora de hacer nuevas relaciones a veces soy un poco tímido, pero una vez que ese paso ya está dado, soy una persona social y agradable.

¿Con qué libro marida bien tu vino?

Con cualquiera de las novelas de Ian Fleming sobre James Bond.

¿En qué película te gustaría ver tu vino?

Me gustaría ver mi vino en la de ‘El padrino’. Sería un puntazo. En cualquiera de las escenas estaría bien, pero estaría especialmente bien en la boda de la hija de Vito Corleone.

¿Y con qué canción?

Una canción que me gusta es la canción de ‘Adele’ de Skyfall.

¿Quién te gustaría que fuese un bebedor habitual de tu vino?

Clint Eastwood, por toda la trayectoria cinematográfica que ha tenido, ya que lo ha hecho todo en el mundo del cine. Y que bebiese mis vinos seria muy especial.

Describe un gran momento que has vivido con una copa de vino en la mano.

Hay un momento que yo siempre recuerdo. Cuando acabamos de rehabilitar la casa de la viña, que nos dio bastante trabajo por el tema de conseguir los materiales. Cuando acabamos la terraza, que está toda hecha en madera de castaño, que es la que da vista a todo el viñedo, pues me tomé ahí una botella de vino con mi padre. Y fue un momento bastante especial. Fue en la primavera de hace unos cinco años.

Si tu vino fuera una persona, cómo seria esa persona.

Yo pienso que mis vinos serían personas de mediana edad, de unos 40 años. Sería una persona súper desenfadada y que tuviera ese punto equilibrado en el que el vino manifiesta su parte joven, su parte madura. Una persona a la que le queda mucha vida por recorrer pero que ya tiene bastante camino andado. Que tiene experiencia. Físicamente me lo imagino con condición atlética y elegante.

¿En qué mesa te gustaría que se sirviese tu vino?

Estaría muy bien un acto con la casa real.

Tu rincón favorito, donde te relajas.

En la Playa de las Catedrales. Para mí es un punto de referencia espiritual, sobre todo por la forma en la que el cantábrico rompe en Las Catedrales. Ese punto en el que te enfrentas al mar, estás oliendo ese punto de salinidad… Y ese aire que te pega, ese viento del norte, te da esa carga brutal de espiritualidad. Te enfrenta a la naturaleza.

¿Cómo te gustaría que evolucionase tu bodega?

Me gustaría ver mi bodega con el tamaño que tiene, pero sí que cuando se refiriesen a Tenoira, se refieran a un vino de calidad. A un buen vino. Y gráficamente me gustaría que la bodega estuviese en medio de la finca y rodeada de viñedos. Sería una bodega con una mezcla entre un punto moderno y la arquitectura tradicional berciana. Y que yo y los que están conmigo sigamos juntos trabajando.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Join The Conversation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *